Cáncer infantil: se hace en Tucumán el 90%de los tratamientos

La mayoría de las leucemias se trata de manera ambulatoria, informó Juan Chain, del Servicio de Hemato-oncología del hospital de Niños.

22 Feb 2019 Por Claudia Nicolini
1

Como a todo aquel que sufre, a la palabra cáncer hay que ayudarla a sanar, para que deje de crear la sensación de condena. Eso lo tienen cada día más claro los especialistas, y mucho más cuando de niños se trata. No se trata de luchar contra un enemigo, sino de ayudar a que todo esté mejor. Recientemente se ha conmemorado el Día Internacional del Cáncer Infantil, al que Liliana Ramponi, representante en el NOA de la Fundación Natalí Dafne Flexer, define: “no es un día de lucha, sino de apoyo”.

“Es una fecha internacional instalada en 2012 por padres de niños con cáncer; la idea es demostrar apoyo. Es necesario que la sociedad tome conciencia de que el cáncer infantil existe y puede curarse, y de que hay muchos lugares desde los que se puede apoyar a las familias que lo atraviesan”, añade.

Destacó que se considera el cáncer, y en especial el infantil, una enfermedad familiar. “Los padres suelen sentir conmoción, incertidumbre, negación, culpa y ansiedad. Los hermanos pueden tener miedo, preocupación y culpa, pero también celos, porque sus padres están muy dedicados al hijo enfermo. Esto puede causar trastornos de escolaridad, pesadillas, enuresis (hacerse pis involuntariamente)... Por esto, se aconseja el acompañamiento terapéutico a toda la familia”, subraya Viviana Bacciedoni, del Comité Nacional de Hematología-Oncología y Medicina Transfusional de la Sociedad Argentina de Pediatría. Y añade: “si bien recibir un diagnóstico de esta condición en un familiar puede tener un impacto emocional fuerte, es importante recordar que, con el diagnóstico a tiempo y el tratamiento correcto, en muchos casos el cáncer infantil se cura”.

Datos alentadores

Las cifras confirman sus palabras. “En términos generales, los cánceres pediátricos tienen una tasa del 70% de curación. En las leucemias esa tasa sube al 80%, pero incluso en los tumores del sistema nervioso central la cura puede rondar el 50%”, confirma Juan José Chain, a cargo del Servicio de Hemato-oncología del Hospital de Niños. Otro dato alentador: hoy, entre el 75% y el 80 % del tratamiento de leucemias se hace en forma ambulatoria, después de la intervención inicial, informa Chain.

Las cifras en el país son semejantes: según datos del Registro Oncopediátrico Hospitalario Argentino, desarrollado por el Instituto Nacional del Cáncer, entre 2000 y 2004 la sobrevida promedio en niños de 0 a 15 años era del 63,1%, mientras que entre 2010 y 2014 aumentó al 72,4%, lo que implica una mejora del 14,7 %. Estas son buenas noticias, y también lo es el aumento de los diagnósticos (en el país se producen anualmente unos 1.370, y en Tucumán, entre 50 y 65). “No es que haya más casos, es que estamos encontrándolos antes -destaca Chain-, y eso es fundamental”.

Diagnóstico precoz

Los tipos de cáncer más comunes en niños son las leucemias, los tumores cerebrales y los tumores sólidos. Por lo general, en comparación con los adultos, presentan mayor tolerancia a tratamientos agresivos y mejor capacidad de recuperación. Y en todos los casos la detección temprana es la clave: “hay que aprender a ‘sospechar’; y la persona más indicada para hacerlo es el médico de cabecera que cada niño debería poder tener. Se ha trabajado mucho en capacitación para que ante cualquier signo que llame la atención se haga la interconsulta”, advierte Chain.

Qué ofrece Tucumán

Otra buena noticia: ha bajado muchísimo la cantidad de casos de niños que deben ser trasladados a otras provincias para ser tratados.

“Casi el 90% de los tratamientos podemos hacerlos en el hospital. Los cánceres infantiles tienen una cierta ‘ventaja’: los protocolos están mucho más globalizados que los de adultos, y eso hace que tengamos en Tucumán las mismas posibilidades terapéuticas que en el resto del mundo desarrollado. También sabemos que tenemos algunas limitaciones técnicas. Para esos casos, tenemos convenios con otras unidades, tanto públicas como privadas, a las cuales derivar nuestros pacientes”, destaca Chain.

Derechos del niño con cáncer

- Al descanso, el esparcimiento y el juego. En todas las unidades de oncología pediátrica de Argentina debe haber una juegoteca o biblioteca.

- A volver a su casa. Siempre y cuando el tratamiento lo permita, deben poder disfrutar de su hogar, familia y amigos.

- A la educación. Tienen que continuar con la escolaridad, con maestras domiciliarias u hospitalarias en todas las unidades de oncología pediátrica del país.

- A saber qué les sucede. Se les debe explicar cada procedimiento que se va a realizar con antelación para que se puedan preparar emocionalmente. Se sabe que la falta de información provoca ansiedad y miedo.

- A tomar decisiones. Si bien las de gran escala serán tomadas por sus padres y los médicos, deben poder elegir cuestiones del día a día en la medida en que el tratamiento lo permita, como de qué brazo le sacarán sangre, estar en cuarto compartido, o acomodar los horarios de las terapias.

- Al alivio del dolor. Para esto, se cuenta con un plan de opioides que garantiza que no sufran dolor.

Fuente: Sociedad Argentina de Pediatría

Fundación Flexer

Más de 20 años de trayectoria

La Fundación Natalí Dafne Flexer fue creada en 1995 por Edith Grynszpancholc en memoria de su hija para dar contención emocional a niños enfermos de cáncer y a sus familias. El objetivo original fue ayudar a mejorar su calidad de vida. Luego pudieron atender necesidades de profesionales e instituciones de todo el país: becas de capacitación, creación de la Red Nacional de Comunicación Interhospitalaria y obras de remodelación e infraestructura en distintos hospitales públicos.

Esta nota fue anteriormente contenido premium, sólo accesible por usuarios registrados.

Comentarios
'