Preocupación en el sector frutillero de Tucumán

Una serie de problemas los lleva a que continuamente estén buscando recursos y estrategias para adaptarse a las circunstancias y sobrevivir.

18 Sep 2021
1

PRESENTE. Este año se ven muy buenas plantaciones de frutillas -calidad y sanidad, y buenos rendimientos-; pero el precio empezó a bajar, el dólar está estable, y los jornales e insumos en ascenso. LA GACETA / FOTO DE JUAN PABLO SÁNCHEZ NOLI

“Este año empezamos una campaña con muchas incertidumbres. Sobre todo, debido a los efectos que vienen causando la pandemia y la inflación. No sabemos a ciencia cierta nuestros costos -que cada día suben más-, ni cómo será el comportamiento de los consumidores a raíz de la covid-19 y de la crisis”, indicó Daniel Biancciotti, productor frutillero de la zona de Lules y dirigente gremial.

Contó que la campaña pasada fue buena. Si bien cosecharon poca fruta, los precios fueron buenos y se vendió bien. “En este caso, la pandemia hizo que las personas que se quedaron en sus casas usaran la cocina por más tiempo, e hizo que la fruta que produjimos se vendiera toda, tanto la fresca como la congelada, al igual que la destinada a la exportación”, precisó.

A raíz de esto este año el sector buscó plantar más superficie, pero al comenzar a salir la producción, el precio de la fruta decreció. “Si comparamos con el año pasado, el precio de la fruta fresca empezó a bajar antes”, dijo Biancciotti.

En lo que respecta al congelado para exportación se manejan precios internacionales más estables. Además, un importante mercado de congelado, como lo es el de Estados Unidos, tiene un sistema de preferencia arancelario que todavía no fue renovado, por lo que la Argentina y otros países están siendo perjudicados.

Buenas plantas

“Este año observamos muy buenas plantaciones, de calidad y sanidad y con buenos rendimientos. Las plantaciones más tempranas están mejor, y comenzaron a producir antes. Pero, como dije, el precio empezó a bajar en el mercado interno, lo que genera preocupación, ya que, con un dólar clavado, y los jornales e insumos en ascenso generan muchas preocupaciones e incertidumbres en el sector”, reconoció.

Debido a ello, contó que buscaron la forma de seguir adelante, produciendo de la manera más eficiente posible, sin perder calidad y sanidad. “Actualmente las circunstancias hacen que busquemos la forma de sobrevivir y de ver la forma de no endeudarnos. Resulta fundamental tener recursos genuinos para avanzar y tener el ingenio necesario y la iniciativa para buscar nichos comerciales que nos permitan vender rápido y seguro. Hoy no podemos ‘estoquear’ nada, ya que el costo del frío es altísimo, por lo que debemos vender rápido y seguro”, puntualizó.

Añadió que el sector actualmente ve que la salida es diversificar. “Y los productores frutilleros estamos permanentemente en esto. Producimos fresco, congelado; unos para el interno y otros para la exportación; congelamos otros productos y buscamos la forma de llegar lo más directo al consumidor para bajar los costos”, explicó.

Precisó que está congelando la fruta que llega a sus manos -arándanos, frambuesas, frutilla, duraznos-, y buscan dar servicios a quien lo necesite. “La idea es llegar casi directamente al consumidor y con un mix de productos congelados. Hoy generamos ideas comerciales y productivas y estudiamos estrategias diversas para llegar rápido y a menor costo al consumidor”, señaló Biancciotti.

Contó que las Pequeñas y Medianas Empresas (PYME) que están en estos rubros buscan la manera de adaptarse a las circunstancias. “Debido a ello hay que sacarse el sombrero por respeto a lo que hacen y hacemos. Buscamos creatividad y adaptación de manera permanente”, dijo.

Situación laboral

Consideró necesario añadir que, pese a la crisis laboral que existe, resulta una complicación conseguir la mano de obra especializada para cosecha y empaque de sus productos. “No se consigue personal, a pesar de la desocupación. Las personas que tienen planes sociales no quieren trabajar para evitar la pérdida del plan”, dijo.

Trazó un panorama global muy complicado: “los costos de producción suben, los insumos aumentan, no hay financiamiento posible a tomar sin que nos lleve a la quiebra y tampoco tenemos personal que quiera trabajar con el clientelismo que generan los planes”.

Finalmente, expresó el anhelo de que las cosas se vayan acomodando y hagan que producir sea menos complicado de lo que los es actualmente. “Las PYME productivas generan trabajo y es lo que actualmente necesita la sociedad”, manifestó.

Comentarios