Lo habría atado a la cama para evitar que se fugue

Una defensora oficial llevó el caso a la Justicia. El efectivo que estaba a cargo de custodiar a un preso con domiciliaria habría abandonado su guardia y dejado atado al detenido.

08 Oct 2021 varios autores
1

LA PRUEBA OFRECIDA. El detenido le envió una foto a su defensora oficial mostrando en qué condiciones lo había abandonado su custodio.

Una defensora oficial denunció penalmente que su defendido, quien se encuentra privado de su libertad mediante arresto domiciliario por una causa de abuso sexual, habría sido esposado y encadenado en una cama por el efectivo policial que estaba a cargo de su custodia. El policía, cuya identidad no trascendió en el escrito, fue demandado por vulnerar los derechos humanos del imputado y fue separado de la fuerza hasta tanto se resuelva su situación.

Un cambio de planes

Todo comenzó el martes, cuando el tribunal designado decidió postergar el inicio del debate oral en contra de C.A., quien llegaba acusado de haber abusado sexualmente de dos mujeres. El juicio comenzaría el 18 de octubre en el Centro Judicial de Monteros y, hasta entonces, la Justicia dispuso que el imputado permanezca detenido en su vivienda de Famaillá y vigilado por una consigna policial.

El miércoles a las 6.30, el detenido llamó por teléfono a la Defensoría y manifestó que se encontraba esposado y encadenado a su cama y solicitó que de manera urgente le tramitaran una tobillera electrónica para cumplir de manera digna con su arresto. El acusado envió como prueba una selfie en la que aparecía esposado al marco de su cama. El Ministerio Público de la Defensa se comunicó con el Patronato de Internos y Liberados y les comunicaron que sí cuentan con stock de dispositivos GPS de rastreo y geolocalización para estos casos.

Según la denuncia que llevó a la Justicia la abogada María Raquel Ferreyra Asís, el policía que estaba a cargo de la custodia de C.A. le habría dicho que tenía dos hijos que cuidar y que no podía quedarse toda la noche, motivo por el cual le puso la cadena y las esposas por temor a que se fugue.

Por otro lado el escrito de la defensora oficial destacó otro agravante: “C.A manifestó que el baño de su casa se encuentra a una distancia aproximada de cuatro metros de su cama, y, al advertirle eso al policía, este le respondió que cortara una botella de plástico e hiciera ahí sus necesidades fisiológicas. Como se comprenderá, estamos hablando de condiciones vejatorias y tormentosas para el imputado, conculcándose los derechos humanos del mismo, algo que es inadmisible en un estado de derecho”.

Mediante ello, Ferreyra Asís solicitó una audiencia para pedir el cese o la sustitución de la medida de coerción.

Más irregularidades

En la audiencia surgieron otros detalles sobre la mala actuación, no sólo del uniformado, sino también de otros efectivos de la comisaría de Famaillá que estaban a cargo de dar cumplimiento con la orden judicial.

En el escrito de Ferreyra Asís se subrayaba que al comunicarse con el comisario de Famaillá, el jefe de esa dependencia le indicó a la Defensoría que llevaba apenas siete días en el cargo y que no estaba al tanto de esa situación; sin embargo, en la audiencia la defensora reveló que el detenido fue visitado luego por el jefe de la comisaría. “Aprovechando que C.A. prácticamente no sabe leer, le hicieron firmar un acta donde desmentía la denuncia que había realizado. Sin embargo señores jueces, existe una foto que demuestra que mi defendido no mintió”, denunció la profesional ante los magistrados Roberto Flores, Cristian Velázquez y Raúl Ferreyra.

El tribunal resolvió, por un lado, darle intervención a la Unidad Fiscal a cargo de Eugenia Posse para que investigue este hecho, y por otro, poner al tanto de esta grave denuncia al ministro de Seguridad, Claudio Maley; al jefe de Policía, Manuel Bernachi y a la Secretaria de Estado de Derechos Humanos, Érica Brunotto. Además, sobre el arresto, determinaron que el acusado continúe con prisión domiciliaria pero controlado por la pulsera que había gestionado su defensora.

El jefe de la Unidad Regional Oeste, Manuel Castaño, en entrevista con LA GACETA, señaló que se abrió una investigación interna al policía acusado y que por orden de la Jefatura se lo apartó de la fuerza hasta tanto se resuelva su situación judicial. “En su momento ese policía hará su descargo con todos los detalles y formalmente ante la Justicia por el error que cometió. A nosotros nos indicó que quería evitar que el detenido se fugara. El efectivo que lo reemplazó en la mañana no advirtió irregularidades al momento del cambio de guardia”, dijo.

Detalles de la denuncia

Un acusado que está con prisión domiciliaria denunció que su custodio lo encadenó a una cama y lo abandonó

Ayer en audiencia, se mencionó que luego otros efectivos le habrían hecho firmar al preso una renuncia a su denuncia

La defensora del reo presentó una foto como prueba. Por el caso se inició una investigación judicial y otra interna

Esta nota fue anteriormente contenido premium, sólo accesible por usuarios registrados.

Comentarios