El caso Fucilieri: “Nadia era como que les tenía celos a los chicos”

El padre de los dos niños asesinados contó algunos detalles de la relación que tenían los pequeños con su madre. Un desgarrador testimonio.

15 Oct 2021 Por Gustavo Rodríguez

“Para mí fue la mejor noticia del mundo que venía a este mundo Marceliano. Para ella, la peor”, dijo Aldo Martínez, el padre de los dos chicos que fueron asesinados hace cuatro años. Su ex pareja, Nadia Fucilieri está acusada de haber cometido ese grave delito que, de ser encontrada culpable, se le dictará perpetua. “Los chicos eran el motor de mi vida. Trabajaba pensando que todo lo que yo generaba sería de ellos. Para ella, en cambio, los chicos era un problema porque no pudo terminar con sus sueños”, aseveró durante la primera audiencia del juicio que comenzó ayer.

El martes 3 de octubre de 2017, Fucilieri se presentó en una farmacia cercana a su casa de Santa Fe al 1.800. Allí adquirió hojas de bisturíes, guantes de látex y regresó a su hogar. Entre las 22 y las 8 de la mañana, según la acusación del fiscal Diego Alejo López Ávila, primero degolló a su hijo Marceliano de 4 años hasta causarle la muerte. Su otra hija Pía del Rosario (2), que dormía profundamente al igual que su hermanito, fue ultimada por la mujer que le dio la vida. Antes, de acuerdo a la acusación, escribió una carta para su ex marido Martínez. Entre otras cosas le puso: “hijo de puta, ahora vas a sentir culpa… Vas a pagar por cada gota de sangre derramada por tus hijos… No vas a vivir tranquilo nunca… Ni vos ni tu familia”.

Fue una audiencia diferente. Mientras Fucilieri prefirió no declarar, Martínez habló durante más de una hora. La fiscala de cámara Marta Jerez le dijo que contara lo que más pudiera. Y no paró durante más de 40 minutos. “A ella la conozco de toda la vida porque su familia era muy cercana a la mía. Nuestros campos estaban pegados”, recordó el joven que sigue trabajando en actividades vinculadas a la producción. “La primera vez estuvimos juntos fue en 2008, me acuerdo porque justo fue cuando salió lo de las retenciones del campo. Luego nos distanciamos y nos reencontramos en el 2013. Después vino Marceliano y fui el hombre más feliz del mundo. Ella se molestó porque no pudo seguir estudiando”, agregó.

Señales

“Ella era como que le tenía celos a los chicos. No soportaba la relación que tenía con ellos, especialmente con Pía, que era mi debilidad. Es más, muchas veces en una especie de extraño juego, ella me abrazaba y le decía ‘el papá es mío’. La chiquita se ponía muy mal. Lloraba desconsoladamente cuando observaba eso”, agregó el padre de las víctimas.

También relató otra situación que vivió y que lo hizo pensar muchas cosas. En una entrevista para que su hijo ingresara a un colegio, le pidieron al niño que hiciera un dibujo sobre su familia. “Él la dibujo a su mamá muy chiquita, alejada. Ahí me di cuenta de que algo malo estaba sucediendo con la relación de mis hijos. Intenté pedir ayuda, pero no logré ningún cambio”, confesó.

En enero de 2017 todo se complicó. Martínez reconoció que en una discusión por el estado de abandono de sus hijos, el le arrojó la gaseosa que tenía en un vaso en la cara. Ella lo denunció por violencia de género consiguió que le dictaron una prohibición de acercamiento por lo que nunca más pudo ver a sus niños. “Fueron ocho meses de angustias. Fueron ocho meses de no tener ninguna respuesta de la justicia porque ella nunca quiso arribar a ningún acuerdo. Cambiaba de abogados cada rato y demoraba todo. Volver a ver a mis hijos después de ocho meses en la morgue. Ahí me di cuenta cuánto habían crecido en todo ese tiempo. Estaban realmente bellos y estaba muerto en vida”, señaló con los ojos enrojecidos por el llanto.

Tensión

Aldo Martínez indicó que nunca le levantó la mano a Nadie Fucilieri. Si reconoció que le arrojó el contenido de una vaso de gaseosa en enero de 2017.

El joven comentó que se separó de la acusada porque la relación era insoportable. “Llegaba a casa y me daba cuenta de que me había quemado la ropa”, indicó.

El debate oral continuará hoy a partir de las 14. Debe declarar una profesional de la salud. Luego se podrían realizar los alegatos y escuchar la sentencia.

Esta nota fue anteriormente contenido premium, sólo accesible por usuarios registrados.

Comentarios